La pestilencia

Por ese río de caca
que son las cloacas,
que son las cloacas.
Viene bajando con insistencia,
la pestilencia,
la pestilencia…

Hasta hace poco se quedaba dos cuadras río arriba, la pestilencia…
Quién sabe qué la detenía por allí, pero ya venció toda resistencia.
Y ahora se mete, de rato en rato, también en casa, la pestilencia…

Como un espíritu denso y casi corpóreo, va avanzado la pestilencia…
Insoportable e irrefrenable se asoma por las rejillas de los desagües.
Y todo lo invade y lo impregna, y a todos ahuyenta, la pestilencia…

Cerrar puertas y ventanas poco vale para detener la pestilencia…
Ni mil sahumerios, ni otros humos, la disfrazan del todo.
Solo resta aguantarse y tener paciencia con la pestilencia…

Pues así como de golpe llega, de golpe se va, la pestilencia…
El mundo vuelve a ser bueno y hermoso en un segundo.
Y no es más que mal sueño con olor a mierda, la pestilencia….

Dicen que dicen que razones no faltan que expliquen la pestilencia…
Razones mas bien concretas y bien documentadas por la ciencia.
Y sin embargo, cuando llega, parece una maldición, la pestilencia…

Por ese río de caca
Que son las cloacas,
que son las cloacas;
Viene bajando con insistencia
la pestilencia,
la pestilencia…

Anuncios

Un pensamiento en “La pestilencia

  1. Gunnar dice:

    Diría que qué lindo.
    Pero no es lindo. No tiene nada de lindo.

¿algo que decir? aquí es donde.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s