Amablemente

Los detalles. A veces la memoria desestima ciertos los detalles.
Y a veces, mil años después, por algún motivo, los recupera.
Los detalles, que en su momento no significan gran cosa.
Y mil años después resultan ser una clave reveladora.
Los detalles, que no cambian nada y sin embargo…

Amablemente.

Los detalles, que queriendo o sin querer dan sentido a las cosas.
Que cierran círculos, que explican tanto, que esclarecen, que liberan.
Los detalles olvidados que vuelven y completan el rompecabezas.
Y la pregunta que surge inevitable: ¿porque justo ahora?
Y la pregunta que surge inevitable: ¿porque justo ahora y no antes?

Amablemente.

Tanta obviedad desestimada en favor de una duda enclenque.
Malhabida y bienhabida ha sido la nube de pedo rosa en que vivía.
Lo que fue y lo que pudo haber sido, de repente ya no son lo mismo.
Mil años han pasado, y sin embargo, algunos detalles cuentan.
Podrían ponerme triste y sin embargo, es más bien todo lo contrario.

Anuncios

¿algo que decir? aquí es donde.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s