No andaban de parranda…

No estaban muertos. No, tampoco estaban de parranda.
Replegados por ahí, en un rincón de esos oscuros, esperando.
¿Esperando qué? esperando una ocasión que amerite el regreso.

Siempre atentos, siempre listos. Siempre presentes.
No importa si han pasado dos años, dos décadas o mil.
Garras, dientes, lenguas. Nada ha perdido su filo.

Eficientes, eficaces, implacables. Y confiables. Muy confiables.
Susurran, muerden, pinchan, golpean y sacuden. Opinan.
Devoran y vomitan realidades. Y siempre es mejor lo que devuelven.

Mis demonios tan mios, tan chiquitos y grises, tan incorruptibles.
Mueven las poleas siempre en el momento justo y de la mejor manera.
Esas voces pequeñitas, que aturden cuando quieren. Por ejemplo, hoy.

Anuncios

¿algo que decir? aquí es donde.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s